Historia

Después de diversas reuniones y proyectos de estatutos, la Comunidad de Regantes de Sagunto fue declarada formalmente constituida el día 12 de Octubre de 1.900, a buen seguro que, con anterioridad, ya existía un reparto del agua entre los terrenos que la componían, pues la Acequia Mayor de Sagunto se había constituido unos cincuenta años antes.

Existen diversas publicaciones, que se tratarán de ir “colgando” en esta web, que relatan las diferentes disputas y conflictos existentes entre las poblaciones ribereñas del Palancia del siglo XV en adelante, hasta llegar al pacto de buen gobierno que dio lugar al reparto actual de las aguas, que se vio refrendado con la constitución de la Acequia Mayor de Sagunto.

Los avatares que sufrió la Comunidad de Regantes de Sagunto durante el siglo XX fueron muchos y diversos. Durante mucho tiempo se ocupó de distribuir el agua que le correspondía de los turnos de la Acequia Mayor; desde siempre, el agua conducida por la Acequia Mayor y destinada al riego de los campos saguntinos, por regla general ha sido escasa como para atender la demanda de riego de los campos, más aún cuando se instauró como generalizado el cultivo del naranjo. En el siglo pasado hubo años en los que apenas se pudo regar una sola vez las tierras integradas en la Comunidad de Regantes.

Por ello, los propietarios se fueron agrupando y constituyeron sociedades civiles u otro tipo de agrupaciones al objeto de poder efectuar perforaciones y captar aguas que suplieran las deficiencias del agua procedente de la Acequia Mayor. Con lo que la gran mayoría de las tierras integradas en la Comunidad tienen derecho al aprovechamiento de unas aguas y de otras, complementándose los caudales para cubrir la demanda de riego.

No todos los propietarios efectuaron las inversiones en la adquisición de ese agua subterránea, de ahí que haya alguna diferencia entre ellos, en función de que haya adquirido o tenga derechos de riego de otras dinstintas a las de la Comunidad y que, entre todas contribuyen a satisfacer la totalidad de la demanda de riego de la Comunidad. Por ello que se establece en el proyecto de nuevas ordenanzas la diferenciación entre unas tierras y otras. Al día de hoy, la práctica totalidad de los pozos que salpican la superficie de la Comunidad, están integrados en la misma y es ella quien se encarga, manteniendo la estructura y la personalidad de los diferentes pozos, del uso del agua.

En los últimos años del pasado siglo, como consecuencia de la implantación de nuevas técnicas, se acordó la implantación de toda la zona de la Comunidad de Regantes el riego localizado. Después de diez años se consiguió dejar implantado ese sistema de riego en prácticamente toda la superficie que ocupa la Comunidad, salvo aquellas superficies que su destino próximo era servir al desarrollo de la ciudad.

La Comunidad acordó, en consonancia con las disposiciones legales vigentes, imponer la obligación de todos los comuneros de regar por el sistema de riego localizado multifrecuencia; si bien esa obligación no se puede imponer a aquellos que tienen derecho de riego de algún pozo cuando rieguen con las aguas de ese pozo.

La Comunidad de Regantes tuvo su sede en la calle San Francisco número 13 de esta ciudad durante muchos años, donde estaba aquilada, hasta que en el año 1.971, tras la compra del solar que ocupaba la antigua farmacia de don Jesús Persiva, alzó el edificio actual compuesto de planta baja y dos pisos altos en la esquina de la Pza Mayor con la calle Caballeros. Desde el citado edificio se trata de organizar y gestionar del mejor modo posible la distribución de las aguas y la atención de la demanda de riego de su extensión territorial.

Todos los derechos reservados 2015, Comunidad de Regantes de Sagunto. CIF:Q-4667001D
Aviso Legal | Diseñado por eZiiP